Los ruidos cardiacos se producen cuando hay un cierre de las válvulas del corazón. Hay dos tipos de ruidos principales: sistólico (contracción) y diastólico (relajación). Hay áreas específicas donde se pueden escuchar estos ruidos de una mejor manera, estas son también conocidas como áreas de auscultación, entre ellas están: Foco aórtico, aquí se escucha la aorta descendente, está localizado en el segundo espacio intercostal en el borde esternal derecho; Foco pulmonar, aquí se escuchan los ruidos del ventrículo pulmonar, está localizado en la misma posición que el foco aórtico solo que este se encuentra en la parte izquierda; Foco tricúspide, se escuchan los ruidos del ventrículo derecho y la válvula tricúspide, está localizado cerca de la apófisis xifoides del esternón; Foco mitral o apexiano, se escuchan los ruidos de la válvula mitral, se encuentra en el quinto espacio intercostal en la línea media clavicular izquierda. En estas áreas se pueden escuchar ruidos similares, pero a veces presentan variaciones. Normalmente, el latido del corazón se puede escuchar como un “Tum-ta”, siendo el “tum” el cierre de las válvulas auriculoventriculares (Válvula mitral y válvula tricúspide), que es cuando inicia la sístole, es decir que el corazón se contrae y la sale sangre por las arterias; el “tal” es normalmente asociado con el proceso de diástole, es decir, las válvulas semilunares (aortica y pulmonar) se cierran, lo cual permite que el corazón se relaje. En ciertas ocasiones también se puede escuchar un tercer y cuarto ruido, el tercero se puede escuchar en el foco mitral y es más común en niños y adolescentes, pero es raro después de los 40 años; el cuarto ruido también se conoce como ruido auricular, que es cuando los ventrículos se llenan rápidamente por la contracción de las aurículas.